maternidad

Maternidad, qué gran palabra

Os comparto algunas reflexiones surgidas en estos últimos días sobre mi maternidad y la forma de ver lo que nos rodea en esta aventura. Espero que os guste.

Mi maternidad

Quien me iba a decir a mi que la vida podía cambiar tanto en cinco años.

Cómo puede algo tan minúsculo convertirse, de un instante a otro, en el centro del universo. Sin avisar. Sin pedir permiso.

Esos pequeños seres que llegan a nuestro hogar y transforman el significado de todo lo que creías cierto hasta ese momento.

Qué palabra tan grande: MATERNIDAD.

hermanas

Que paternidad no se queda atrás si se desea y se trabaja en ello. Pero yo os hablo desde mi prisma. Desde mi humilde y particular modo de ver este mundo loco y maravilloso que tenemos el privilegio de habitar. Con sus días y sus noches. A veces cortos y, en otras ocasiones, demasiado largos. En este camino que nos conecta con sus invisibles lazos.

Hoy os escribo sólo (¡como si fuese poco!) como la mamá que tengo la suerte de ser.

Una mamá muchas veces agotada. Que no llega a todo. Que intenta educar en positivo pero muchas veces dice que no. Que pierde los nervios. Que quiere tirarse a jugar con sus chicas y, a los 5 minutos, se da cuenta de que ya es la hora de ponerse a hacer la cena. Esa que muchas veces pone la televisión para poner lavadoras o doblar ropa. Una mamá como muchas otras.

Hay días en que la culpabilidad intenta instaurarse en mi cabeza. Antes me pasaba mucho más, pero poco a poco voy aprendiendo a dejarle menos sitio en mí. Aunque cuesta.

Si. Soy una mamá exhausta. Cansada de no sentirme 100% para vosotras, mis chicas. Harta de esta mentira de conciliación que nos intentan vender.

Pero con todo esto, cada día doy gracias una y mil veces por ser vuestra mamá. Por sentir vuestras cabecitas sobre mi pecho. Porque me desgastéis en una tarde el nombre de «mami».

maternidad

Es cierto. Antes tenía tiempo de escribir mucho más. Salía a correr cada vez que me apetecía. Veía a mis amigos y nos íbamos de finde sin apenas planificar nada.

Pero mi yo de hace 5 años no tenía ni idea de lo grande que iba a ser con un cuerpo muchos más blandito y con curvas en lugares extraños.

Esa persona no sabía lo importante que se iba a sentir cada noche acurrucándoos entre sus brazos. No sabía que se le caería la baba, simplemente con vuestra mirada. Observando como cada día es igual pero distinto a vuestro lado.

Porque habéis venido a mi mundo para ponerlo patas arriba. No solo la casa, que también. Sino todos mis ideales, pensamientos, ideas o creencias… TODO lo habéis revolucionado.

Creo que me habéis cambiado desde lo más profundo de mi ser. Y eso, esta maternidad que me habéis regalado, es maravillosa.

Si alguien me conoció hace más de 5 o 6 años y no ha seguido en contacto conmigo, lo siento, pero ya no soy la misma Noe.

Ahora soy una versión 2.0… o 7.2… Porque cada día voy añadiendo nuevas actualizaciones de vida.

Tengo unas maestras estupendas que no me dejan caer en versiones que den nada por hecho. Que no quieren sistemas operativos que generen verdades absolutas.

Porque el mayor regalo que tenemos es el tiempo que podemos disfrutar, amar, cantar, viajar… Mientras todo sigue girando y cambiando a nuestro alrededor.

maternidad

Noelia

¿Cómo estáis viviendo vuestra maternidad? ¿Os cuesta dejaros llevar entre tantas imposiciones y tiempos? Aquí podéis compartir vuestras aventuras y desventuras.

Y ya sabéis.

Paciencia, besos y muchos mimos.

Entradas relacionadas:

Enlaces externos:

close

¡No te pierdas nada!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba