Revisión del niño sano: el recién nacido

El primer contacto que tiene habitualmente un recién nacido con su Pediatra de Atención Primaria es en la revisión del recién nacido. Si seguimos el PANA (Programa de Atención al Niño y Adolescente) de la Región de Murcia, esto debería ocurrir entre el 5º y el 15º día de vida, debiendo ser valorado también por parte de la matrona entre el 3º y el 10º día de vida.

Para mi, esta primera revisión es importantísima. No sólo por conocer y valorar a ese bebé que acaba de llegar al mundo, sino también porque es un momento super valioso para conectar con sus padres, y a mi parecer, el cómo se inicie esa relación puede marcar el resto del camino.

¿Qué se valora en esa revisión? ¿Qué información queremos obtener y ofrecer?

En esta revisión preguntamos sobre el embarazo y el parto, sobre enfermedades que pueda haber en la familia, e intentamos averiguar inquietudes y preocupaciones que puedan tener los papás y mamás, sobre todo los primerizos.

También verificamos que se hallan realizado las pruebas de detección de la hipoacusia (problemas de audición) y las pruebas del talón (detección precoz de enfermedades metabólicas), aunque probablemente de estas últimas aún no tengamos el resultado, así como otros factores de riesgo que pueda presentar el bebé.

Realizaremos una exploración física completa, con el bebé desnudo. Miraremos su cara, sus ojos (con la luz del oftalmoscopio valoraremos el reflejo rojo, para descartar la presencia de catarata congénita o de retinoblastoma), sus clavículas (porque a veces hay fracturas en el parto), auscultación para detección de soplos cardíacos, palpación abdominal, pulsos femorales, valoración del cordón umbilical (tenéis una entrada sobre los cuidados del cordón), genitales (descenso de los testículos, pene y fimosis que es normal en niños, labios y clítoris en niñas), caderas, piel (alteraciones cutáneas transitorias, angiomas, ictericia, palidez…), exploración neurológica con valoración de reflejos y del tono muscular… Se intenta ver todo lo que se puede mientras el bebé nos lo permita (si no, iremos valorando poco a poco en sucesivas citas).

También importante la valoración del peso del bebé (tomamos peso, talla y perímetro cefálico). Os dejo aquí un enlace donde podéis consultar la evolución del peso del niño en los primeros meses.

Preguntaremos (o intentaremos observar durante la cita) si succiona adecuadamente, si separa momentáneamente la cabeza del plano horizontal estando boca abajo, si está irritable (llora en exceso y no calma con los padres), si permanece unos minutos despierto y mira momentáneamente a su madre cuando lo alimenta acunado, si responde a ruidos fuertes…

Idealmente, deberíamos observar una toma de lactancia materna y ayudar a la mamá con todas las dudas que tenga al respecto (pero falta mucha formación del personal sanitario y tiempo en consulta para hacerlo bien). Importante, si se opta por la lactancia materna, informar de los beneficios que ofrece la misma para mamá y bebé, y ofrecer apoyo para conseguir establecerla y continuarla hasta que se desee. Si deciden dar lactancia artificial, se debe verificar la técnica para elaboración de biberones y consejos sobre cómo dárselo al bebé.

Otra cosa de la que debemos informaros es de las vacunas no financiadas: frente a rotavirus, meningococo B y meningococo ACWY. De la del papiloma en chicos hablaremos cuando sean más mayores (se pondrá a los 11 años, así que tenemos tiempo de hablarlo).

También hablamos (y recetamos) la vitamina D, como suplemento para el bebé durante su primer año de vida, e insistimos en la importancia de protegerlo de la exposición solar durante sus primeros años.

Y hasta aquí el mini resumen de lo que es la revisión del recién nacido. Creo que se debería intentar una revisión antes del nacimiento. Un primer contacto con los padres antes de tener entre sus brazos al nuevo miembro de la familia, ya que se podrían valorar sus inquietudes y expectativas, podríamos explicar cómo es un recién nacido y dar nociones básicas para sus cuidados, y podríamos hablar sobre lactancia y dificultades iniciales. Pero, por ahora, el primer contacto sigue siendo cuando el bebé ya está aquí. También se necesita más tiempo para poder hacer todo lo mejor posible y, como en muchos aspectos de la crianza y la maternidad (ya lo iréis descubriendo si es vuestro primer hijo), éste se nos escapa entre los dedos y tenemos que exprimirlo para sacarle el mayor partido.

Así que ya sabéis

Paciencia, besos y muchos mimos

Pediatribu

Un pensamiento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s