Control de peso en el recién nacido

La ganancia de peso del bebé en las primeras semanas de vida es un dato que puede agobiar bastante a las mamás, sobre todo a mamás primerizas que están dando lactancia materna, o que se encuentran rodeadas de consejos y críticas que pueden hacerlas dudar de su capacidad de amamantar o que no saben si están ofreciéndole a su bebé suficiente leche de fórmula. Pero, ¿es tan importante el peso como se dice o nos podemos fijar en otros datos?

1328454_L

El peso al nacimiento

Decimos que un recién nacido a término (que nace entre la 37 y la 41 semanas y 6 días) presenta un peso adecuado a la edad gestacional, cuando el peso de éstos está entre los 2.500 gramos y los 4.000 gramos.

Lo habitual es que los recién nacidos pierdan peso en los primeros días de vida, es decir, existe una pérdida fisiológica de peso durante estos días, entorno al 4-7%, no debiéndose superar el 10-12% de pérdida con respecto al nacimiento. Posteriormente comienzan a recuperar el peso, llegando a recuperar el peso al nacimiento casi todos los bebés aproximadamente a los 10-14 días.

Evolución del peso en las primeras semanas/meses

Una vez recuperado el peso al nacimiento, se dice que lo ideal es que el bebé aumente por encima de 20 gramos al día, es decir, aproximadamente 140-150 a la semana (aunque los hay que engordan bastante más). No ganarán tanto peso eternamente y un peso aislado no nos aporta ninguna información, por lo que ante cualquier duda consultad con vuestro pediatra. Además hay que tener en cuenta que el peso varía a lo largo del día (tomas, pipi, caca…) y que si se pesan con ropa hay que intentar que sea siempre más o menos con la misma para que no varíe mucho el error.

Para llevar una guía de lo que van ganando de peso en las primeras semanas/meses:

  • Entre el nacimiento y las 6 semanas, por encima de 20 gramos al día.
  • Entre las 6 semanas y los 4 meses, entre 100 y 230 gramos a la semana.
  • Entre los 4 y 6 meses, entre 80 y 150 gramos.

Esto es orientativo y no hay que obsesionarse. Sobre todo pasadas las primeras semanas, un niño puede no ganar o perder algo de peso alguna semana y luego recuperarlo, por lo que no tiene sentido el control de peso frecuente. Siempre que el niño esté bien, bastaría con sus controles de salud habituales.

A parte del control de peso, ¿en qué nos podemos fijar para valorar si nuestro bebé está comiendo bien?

Hay otros signos que nos ayudan a verificar que un neonato (bebé que tiene entre 0 y 28 días) está bien alimentado:

  • El niño está activo, inicia la toma con una succión vigorosa y se va relajando conforme avanza ésta.
  • Moja más de 6 pañales a partir del cuarto día. Orina pálida y diluida (no anaranjada).
  • Deposiciones blandas, unas 3-6 al día. Conforme van teniendo más días, pueden hacer cada 2-3 días pero abundantes.

Las deposiciones típicas de lactancia materna suelen aparecer a partir de los 5-7 días, tras la expulsión del meconio y las deposiciones de transición marrones o verdosas, hasta llegar a las amarillentas, color mostaza, líquidas, con grumos y con un olor característico, tan típicas de la lactancia materna. Estas heces no son diarrea. Son las habituales. Aunque las hagan de forma explosiva y puedan llegarles al cuello o las hagan 10-12 veces al día (hay niños que realizan deposiciones con cada toma).

No os agobies demasiado con el peso. Confiad en vosotras y ante cualquier duda al respecto, consultar con vuestro Pediatra.

Besos, abrazos y muchos mimos.

Pediatribu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s