Gafas de sol en niños

Mucho se habla de la protección de la piel de los más pequeños de los rayos del sol, sobre todo en verano (aunque siempre es importante), cuando la radiación solar aprieta y puede producir más problemas a corto (quemaduras) y largo plazo (envejecimiento, cáncer…). Pero, ¿y los ojos?

¿Se deben usar las gafas de sol en niños?

La respuesta es si. Las radiaciones ultravioleta (UV) del sol no sólo afectan a la piel, también aumentan el riesgo de cataratas y otros problemas visuales, como fotoqueratitis (inflamación de la córnea y el iris), fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva) y, a largo plazo, pueden dañar la retina.

Otro punto a tener en cuenta es que los niños suelen pasar más tiempo al aire libre que los adultos, por lo que sus ojos, absorben más luz que los nuestros. Y si nosotros usamos gafas de sol porque nos molesta la luminosidad, ¿por qué ellos no?

Además, las gafas también sirven de barrera protectora, evitando que en los ojos entren cuerpos extraños (arena, polvo, insectos…). ¡Todo ventajas!

¿A que edad se pueden empezar a usar?

Nunca es demasiado pronto. Ya sabéis que por debajo de los 6 meses se debe evitar exponerlos al sol, así que a partir del momento en que comencemos a tener ratitos de sol, se podrían empezar a usar.

Es posible que al principio no las toleren mucho rato. Pero poco a poco, se van acostumbrando. Y es mucho más fácil si ven que nosotros también las usamos (somos su ejemplo).

¿Cuándo usarlas?

Sentido común. Al igual que nosotros no nos las ponemos para estar dos minutos en la calle (o sí, dependiendo de lo molesto que sea el sol), ellos igual. Respetando su incomodidad si no las toleran y procurando usar otras medidas que puedan protegerlos del sol (gorras, capotas de los carros…).

¿Qué gafas elegir?

Las que más os gusten dentro de que el niño las lleve cómodas y que cumplan algunas condiciones:

  • Que se adapten bien a la cara del niño/a y las lleven cómodas.
  • Preferiblemente materiales resistentes, flexibles, ligeros y seguros.
  • Filtros adecuados: mínimo categoría 3, que son capaces de absorber entre un 80% y un 90% de los rayos lumínicos. Éstas nos valdrían para verano y primavera, aptas para una exposición solar media alta (playa pero no en horas centrales del día, montaña…). El cristal es oscuro pero no tanto como la categoría 4. Pero si vais a tener una exposición intensa a la luz solar (nieve, playa, alta montaña…) es preferible hacerse con unas que sean categoría 4 (que bloquean al menos el 90% de la luz solar). Si tienes dudas del uso que le vas a dar, categoría 4 y no fallas. Si son para un adulto, tened en cuenta que los filtros tipo 4 no son aptos para la conducción ni de noche ni de día.
  • Deben de cumplir la normativa europea (símbolo CE).

Antiguamente era muy difícil encontrar gafas de sol para niños y sólo en tiendas especializadas. Pero en la actualidad, tenemos a nuestra disposición muchísimos establecimientos donde encontrarlas: ópticas, tiendas de deporte, farmacias, por Internet… Así que ya sabéis.

Espero que os sirva de ayuda.

Paciencia, besos y muchos mimos.

Pediatribu

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s