Cuidados del cordón umbilical

El cordón umbilical es una estructura gelatinosa que une al feto o al bebé con la placenta de su madre, con la que intercambia sustancias nutritivas y sangre. Habitualmente consta de dos arterias y una vena, por las que se asegura la respiración y la alimentación del bebé hasta el momento del nacimiento. En el parto se pinza y se corta esta conexión, quedando un muñón umbilical de unos 2-3 centímetros en el recién nacido, hasta que éste se desprende, dejando una cicatriz que nos acompañará durante toda nuestra vida: nuestro ombligo.

¿Cómo se debe cuidar este “trocito de cordón”?

Hay que mantener la zona limpia y seca para evitar que se infecte. En la piel tenemos bacterias que podrían infectarlo, además de que la zona está próxima al área genital y se podría impregnar con pipí y caca del bebé, por lo que tenemos que mantener unos cuidados básicos para evitar que ésto ocurra.

A lo largo del tiempo se han usado varios productos para el cuidado del cordón umbilical: clorhexidina 4%, alcohol 70º, incluso pomadas antibióticas. Pero en nuestro medio, en el que podemos asegurar una higiene básica del recién nacido, se ha demostrado que lo mejor es el lavado con agua y jabón neutro, y mantener la zona seca. Es lo mejor para que se seque la zona y se desprenda sin presentar problemas.

¿Cuándo debemos lavar el cordón?

Su lavado puede realizarse junto con el baño diario, asegurando que la zona quede bien limpia y después secarla bien. No os preocupéis porque la manipulación del cordón no molesta a vuestro hijo. Si se manchara con secreciones, podríamos aprovechar cada cambio de pañal para mantenerlo limpio.

¡Importante! Lavarnos bien las manos antes de manipular la zona y cambiar frecuente de pañal.

¿Qué signos de alarma debemos vigilar?

  1. Que la zona del ombligo y alrededores se encuentre roja o inflamada.
  2. Que el cordón se encuentre húmedo con secreción amarillenta o maloliente.
  3. Sangrado del cordón. Es normal que los días posteriores a la caída del cordón haya un pequeño sangrado o encontremos sangre seca en cada cambio de pañal, pero este sangrado no debe ser llamativo.
  4. Retraso en la caída del cordón. Lo normal es que se caiga entre el 5º y el 15º día.

Si tarda más de 3-4 semanas hay que consultar con el pediatra, al igual que si veis cualquiera de los otros signos expuestos o si os surgen dudas.

Paciencia, besos y muchos mimos.

Pediatribu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s