lactancia prolongada

Lactancia materna ¿prolongada?

La lactancia materna que dura más de ciertos meses o años se suele llamar lactancia «prolongada». Vamos a hablar un poco sobre la lactancia materna y sobre este término que se emplea sin tener muy claro el concepto en sí de la lactancia en niños más mayorcitos.

¿Qué es la lactancia materna?

La lactancia materna consiste en la alimentación del recién nacido, lactante o del niño o niña de cualquier edad, mediante la leche del pecho de su madre (o de otra persona que done su leche para el beneficio de otro recién nacido o lactante).

La leche materna es el alimento ideal para los lactantes, proporcionando los nutrientes que necesitan para un adecuado desarrollo y crecimiento. Pero está claro que el pecho no es sólo nutrición. Aporta otros muchos beneficios a la madre, al bebé, e incluso al planeta (si, si, es buena también para nuestra Tierra).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, recomiendan el mantenimiento de la lactancia materna a demanda y de forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida. Posteriormente se debe mantener, complementando con alimentos seguros y adecuados para los niños, hasta los 2 años de edad, o hasta que madre e hijo deseen.

problemas lactancia

Entonces, ¿Qué es la lactancia materna «prolongada»?

Porque prolongar algo suele significar mantenerlo «más allá de la normalidad», ¿no os parece?

¿Y qué es «lo normal»?

Si consideramos un destete debería ser decisión de la madre, del hijo o hija, o ser pactado entre ambos, no me parece que llamarla prolongada sea lo más adecuado, a sabiendas de que es el término que solemos emplear.

Porque prolongada puede significar una cosa diferente para cada persona, convirtiéndose en un término muy poco preciso.

¿Cuándo se considera entonces que una lactancia es «prolongada»?

Vamos a ver varias opciones:

  • A partir de la incorporación al trabajo, porque es un logro prolongarla más allá
  • A partir de los 6 meses, con la introducción de la alimentación complementaria
  • A partir del primer diente, porque ya puede morder el pezón y eso es prolongar demasiado
  • A partir del año, que el niño debe haberse familiarizado con el resto de alimentos
  • A partir de que camine, que andar es un hito del desarrollo que «los hace mayores»
  • A partir de los 2 años, porque es el mínimo recomendado por la OMS y UNICEF
  • etc.
Lactancia prolongada
Imagen de Pixabay

Podríamos seguir diciendo momentos en los que iniciar la consideración de «prolongada» y cada uno puede elegir el que más se adapte a sus necesidades de cada momento, porque todos son correctos.

Hay quien considera que es prolongada cuando se amamanta más tiempo que la mayoría de madres de la sociedad a la que perteneces. Tristemente eso también puede significar que una lactancia se va a considerar «demasiado larga» con poquitos meses de vida

¿Y si la llamamos lactancia «no interrumpida»?

Otros autores consideran más adecuado el término de lactancia «no interrumpida» y, aunque es verdad que es un logro no interrumpirla en muchísimos momentos y circunstancias, ese término tampoco me parece que describa una lactancia que dure 6 meses o 6 años.

Al igual que el término de «lactancia prolongada» me da la sensación de que estigmatiza el amamantamiento en niños y niñas más mayorcitos (con libre albedrío en cuanto a la consideración de «mayorcito»), el de «lactancia no interrumpida» me deja el sabor de boca de que las madres que no han podido llevarla más allá de cierto tiempo, por los motivos que fueran o fuesen, pueden sentir que su lactancia es «poco valiosa». Y eso nunca. La leche materna es oro. Sea un día o sean 3000. Siempre es un regalo. Siempre.

Por todo esto…

Creo, desde mi humilde punto de vista, que el mejor término es el de lactancia materna. Así, a secas. El tiempo que se pueda o que se quiera. Sin más prejuicios ni coletillas.

Dicho esto, son necesarias leyes que protejan la lactancia, que velen por la mujer embarazada y lactante. Es urgente la formación en lactancia de todos los profesionales sanitarios, para poder informar y acompañar de forma adecuada las dificultades que puedan surgir en el camino. Hay que intentar cambiar la forma de ver la lactancia de una buena parte de la sociedad. Porque la lactancia materna es cosa de todos, no sólo de la madre lactante. Y todos podemos hacer mucho con nuestra pequeña aportación.

Como siempre, paciencia, besos y muchos mimos.

bebé

Intentemos promover lactancias felices. Pero si la lactancia materna acaba, por el motivo que sea, mantener la belleza de esos momentos, y acompañar a esa madre en ese proceso, que no suele ser fácil. Porque la lactancia puede ser maravillosa, pero no siempre es así. Y también está bien.

Pediatribu

Entradas relacionadas:

Enlaces externos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba