mareo coche viajes

Mareo en coche: consejos para viajes moviditos

¿Vuestros peques son de los que sufren de mareo en el coche? ¿Estáis planeando las vacaciones pero no veis la forma porque las salidas se convierten en una carrera de obstáculos? Aquí van algunos consejillos para intentar llevar mejor los movimientos durante estas vacaciones.

¿Qué es el mareo por viaje?

El mareo en viajes o cinetosis, consiste en una sensación desagradable, con malestar general, sudoración, nauseas e incluso vómitos, que ocurre habitualmente en trayectos en coche (porque es lo que más usamos), pero también en barco (súper frecuente, incluso en personas que no se mareaban antes de embarcar), en tren o en avión (y no os olvidéis de las atracciones).

Este mareo, ocurre muy raramente en bebés, siendo más frecuente entre los 2 y los 12 años, así como en personas mayores y embarazadas. En la edad adulta suele ir mejorando, aunque puede persistir, sobre todo en determinadas situaciones (por ejemplo, ver el móvil o leer), y en verano aumenta por el calor.

Medidas generales para un trayecto tranquilo con niños

  • Lo primero sería planificar bien el viaje y crear unas normas previas antes de ponernos en marcha. Muy importante para la salud mental de los padres y para evitar las posibles distracciones que puedan surgir al volante.
  • No iniciar el viaje con hambre o con el estómago demasiado lleno. Como tentempiés, llevar alimentos ligeros y fáciles de digerir (por ejemplo, fruta). Y para beber, siempre agua.
  • Realizar paradas aproximadamente cada 2 horas. Es muy necesario estirar las piernas para toda la familia, incluso los bebés deben salir del coche y estirar su espalda, cambiando de posición.
  • Intentar planificar la salida para que coincida con algún período en el que puedan dormir. Mientras están durmiendo no se marean y, además, se les harán menos pesadas las horas de coche.
  • No fumar dentro del habitáculo. Evitar olores intensos (entre ellos el del humo) que pueden aumentar la sensación de malestar.
no fumar
Imagen de Pixabay
  • Mantener una temperatura suave, de unos 23-24ºC. La suficiente para no pasar calor ni frío. Que los asientos traseros también estén bien ventilados.
  • Conducción tranquila, evitando movimientos bruscos, acelerones o frenazos.
  • Mirar al horizonte y evitar el uso de pantallas o lecturas que pueden «engañar» más al cerebro y causar un mareo mayor al levantar la vista.
  • Preparar juegos, historias o canciones… para el trayecto (os dejo las nuestras abajo).
  • Si ya están mareados, bajar las ventanillas para airear y parar en cuanto se pueda para descansar unos minutos. Aprovechar las paradas para estirar las piernas, caminar, ir al baño, hidratarse bien y tomar algo, si le apetece.
  • Los fármacos serían la última opción, pero pueden emplearse en el caso de que no se controle la sintomatología con los consejos anteriores. Como paso previo a los medicamentos orales, se pueden emplear unos parches para las nauseas con jengibre, que me han comentado algunos peques que les han funcionado bien (a partir de los 3 años).
NauZen

Los fármacos que se suelen usar son el dimenhidrinato en mayores de dos años y, en más pequeños, se puede usar algún antihistamínico sedante (aunque la cinetosis suele ser rara en menores de 2 añitos). Pero siempre consultad con vuestro pediatra si pensáis usarlos.

Otros consejos para evitar accidentes en vacaciones

  • En cualquier trayecto en coche, por corto que sea, los niños deben estar correctamente sentados y abrochados en un sistema de retención infantil adecuado y adaptado para su edad, peso y altura. Éstos sistemas son obligatorios hasta una altura de 1.35 m, aunque es recomendable que los niños vayan sentados en ellos hasta que midan 1.50 m. El metro y medio es la altura a partir de la cual, los cinturones de los vehículos suelen ser efectivos. En niños más bajitos, el cinturón no apoyará en los lugares necesarios para adaptarse al cuerpo del niño (clavícula y pelvis), por lo que no estará bien protegido.
Imagen de Pixabay
  • Los peques van más seguros a contramarcha. Se aconseja mantenerlos así hasta los 2 años de edad mínimo. Los niños tan pequeños, como hemos comentado, no suelen sufrir los mareos. Si es posible, dejarlos a contramarcha más tiempo, mejor (hay sistemas de retención a contramarcha que aguantan hasta aproximadamente los 6 años).
  • Siempre que sea posible, sacar a los niños por el lado menos peligroso y siempre bajo la supervisión de un adulto.
Imagen e Pixabay

Juegos, canciones e historias contra el mareo

Y por último, aquí os comparto algunas de nuestras actividades durante los viajes, que nos entretienen a pequeños y a mayores. Espero que os gusten y os sirvan.

Palabras encadenadas

Consiste en empezar una palabra con la letra con la que termina la anteriormente dicha. Por ejemplo: zapato-osa-amor-roncar-risa…

Últimamente ya hacemos la versión pro con nuestra hija mayor, y empezamos la palabra usando la última sílaba de la anterior. Ejemplo: zapato-tomate-tela-lata-tacón…

Palabras agrupadas

Por turnos, cada vez nos toca a uno decir una palabra de una familia (no seáis muy estrictos). Ejemplo, familia roma: calcetines-camiseta-vestido-zapatos…

Un clásico: el veo, veo

Se puede hacer diciendo la primera letra de la palabra que se ve, diciendo su color, dando una pista… ¡Imaginación al poder! La mayoría de veces, lo que ven al principio no está en el coche ni en los alrededores (suele ser una palabra que han pensado), pero siempre es divertido.

Elegir canciones

Por turnos vamos eligiendo canciones para ponerlas en la radio. Por ejemplo, de series o películas. Les suele hacer gracia conocer las bandas sonoras de nuestra infancia.

¡A contar historias!

Se les puede contar la historia de algún día de sus vidas, de las vacaciones pasadas o actualmente vividas, o imaginar las futuras. Cualquier detalle puede hacer que los peques desarrollen una historia (mejor que los adultos). Sólo tenemos que darles algunas herramientas.

Canciones de excursiones

¿Qué no os acordáis? Yo también recuerdo sólo unas cuantas pero les fascinan.

Hay un hoyo en el fondo de la mar…

Tengo una vaca lechera…

Yo tengo un moco…

No sé por qué será, pero las palabras caca, moco, popó, pipí… les suele hacer mucha gracia a los pequeños. Mucho más si salen de boca de unos adultos y con una canción.

Trabalenguas, adivinanzas…

Estoy abierta a descubrir todos vuestros recursos para entretener a los peques. Todo conocimiento y aprendizaje es poco. Así que os espero en comentarios.

Imagen de Pixabay

Así que paciencia, besos y muchos mimos y…

¡Felices vacaciones!

Pediatribu

Entradas relacionadas:

Enlaces externos

1 comentario en “Mareo en coche: consejos para viajes moviditos”

  1. Pingback: Otitis de las piscinas - PEDIATRIBU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba