niños altamente sensibles

Niños altamente sensibles

Los niños altamente sensibles (NAS) pueden ser considerados niños muy demandantes, «quisquillosos», «quejicas», «inestables», «nerviosos»… Etiquetas que no ayudan a su adecuada adaptación al mundo que les rodea. Conocer este rasgo, ayuda a la familia (y al propio niño)a entenderlo y acompañarlo (aunque el resto del entorno no lo haga).

Pero, ¿Qué significa ser altamente sensibles?

La alta sensibilidad es una característica presente en aproximadamente un 20% de la población, por lo que no es «algo raro», y conocerlo puede ayudarnos a comprender ciertos comportamientos de nuestros hijos e hijas altamente sensibles. Incluso nos puede enseñar a comprendernos a nosotros mismos, ya que muchos padres y madres altamente sensibles, descubren que lo son a través de sus pequeños sensibles.

La alta sensibilidad es un rasgo de la personalidad. No es ningún diagnóstico ni ninguna enfermedad. Es una forma diferente de percibir el mundo, de procesar la información que nos llega de él y de integrarla, por lo que el desarrollo cerebral de estos niños es distinto. Son neurodivergentes y la neurodiversidad no es «rara».

Las personas altamente sensibles, suelen ser muy empáticas. Sus neuronas espejo son muy activas y son capaces de percibir lo que les pasa a otras personas y sentirlo en sus corazones con gran emoción.

Sensibles

Suelen recibir más estímulos externos y de forma más intensa, lo que puede llevar con facilidad a la sobreestimulación y al agotamiento. Pueden molestarles los ruidos intensos, incluso percibirlos como dolorosos. Pueden quejarse por el roce de la etiqueta de la ropa, las costuras o los tejidos que no les resulten agradables… Pueden percibir un aroma desde lejos o rechazar los alimentos por el olor. Pueden darse cuenta de pequeños detalles que pasen desapercibidos a los demás… De ahí que el entorno pueda etiquetarlos como «quejicas» o «quisquillosos», cuando realmente están diciendo lo que les molesta.

A veces, estos peques, dejan de quejarse porque «quieren agradar» o «no sentirse distintos». Muchas personas altamente sensibles, sobre todo varones, llegan a ser adultos con una armadura muy difícil de traspasar, porque han tenido que hacerse una coraza resistente durante su infancia para poder sobrevivir.

beso en la frente

A parte de percibir los estímulos intensamente, también procesan la información recibida del entorno de forma profunda. Suelen darles muchas vueltas a las cosas y preocuparse mucho por lo que puede pasar. Les cuesta decidir porque son capaces de visualizar todas las opciones posibles, y eso asusta y satura. No les suelen gustar los cambios de última hora, porque les da inseguridad. Prefieren lo conocido y esperable.

Pueden manifestar el estrés emocional con síntomas físicos (problemas cutáneos, dolores de cabeza o de barriga…). Pueden parecer niños «teatreros», porque viven muy intensamente lo positivo, pero también lo negativo.

Otra característica que se puede observar en algunos niños altamente sensibles, es su madurez. A veces te pueden plantear cuestiones o dudas existenciales que para nada corresponden a su edad. Pueden hablar de la muerte con 3 años a una madre altamente sensible, como me pasó a mí, y acabar abrazadas llorando por no saber cómo responder ante tal angustia inesperada. Pueden sentir gran congoja cuando se les habla del cambio climático, de la pobreza en el mundo o de la guerra. Y es que a las personas altamente sensibles nos pueden desbordar las injusticias. Muchas veces, no entendemos cómo pueden pasar ciertas cosas en este mundo. Por lo menos, a mi me pasa.

Pero la sensibilidad es maravillosa, si se sabe acompañar. Suelen ser niños muy creativos y reflexivos. Pueden necesitar tiempo a solas pero, a la vez, pueden tener alta dependencia del adulto que les de seguridad, mientras van encontrando su lugar en el mundo. Porque no es fácil.

Imagen de Pixabay

Por cierto, siempre es bueno el contacto con la naturaleza y las actividades al aire libre en los peques. Los paseos por la playa, por el campo o por el bosque… pero en los niños altamente sensibles es muy importante mantener esa relación. Les suele dar mucha paz.

sensible
Imagen de Pixabay

¿Desde cuando se puede percibir la alta sensibilidad?

Los niños altamente sensibles (NAS) suelen ser bebés de «alta demanda«.

Son aquellos pequeños lactantes que lloran con mucha facilidad, que permanecen «alerta» gran parte del día.

A veces, sus padres acuden a consulta y te comentan que «no duerme nada», que le cuesta mucho conciliar el sueño y, además, luego lo pierden con facilidad. Se asustan con cualquier ruido.

Son niños que necesitan de un contacto físico estrecho con sus figuras de apego. Esos que «siempre quieren estar en brazos» y a los que no les funcionan los movimientos ni el ruido blanco para relajarse… En algunos de estos peques, podríamos descubrir cuando vayan creciendo, que son niños altamente sensibles. Y, al igual que el procesamiento de la información es distinta en niños y adultos, también ocurre cuando son bebés. Con la diferencia de que no podemos explicarle qué son las emociones y cómo funcionan. Sólo podemos acompañarlos y sostenerlos cada vez que nos necesiten.

Imagen de Pixabay

Estas son solo algunas pinceladas sobre los peques altamente sensibles. Pero no tiene por qué cumplirse todo y faltan muchas características que podéis consultar en libros maravillosos sobre el tema de la alta sensibilidad. Pero quería compartirlo con vosotros porque yo la descubrí hace un par de años, gracias a mi pequeña. Y sé que puede haber muchos padres y madres por ahí preocupados por reacciones y comportamientos que no se ajustan a lo que se espera, preocupados por el llanto intenso de sus hijos y la incapacidad de manejar ciertas situaciones. Y lo que no se conoce, no se puede investigar.

Así que os abrazo, y ya sabéis,

Paciencia, besos y muchos mimos

Pediatribu

Os dejo abajo el enlace para realizar un test, si sospecháis que vuestros peques pueden ser altamente sensibles y un vídeo sobre la alta sensibilidad.

Enlaces externos:

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba