Mi hijo tiene un diente, ¿tengo que limpiarlo?

El cuidado de los dientes es un tema muy desconocido aún. Mucha gente intenta informarse sobre qué hacer desde el principio, pero parece que existe una cierta sensación de que los dientes de leche no son tan importantes, al fin y al cabo, no van a ser para siempre. Incluso muchas personas creen que el cepillado se inicia a los 6 años, cuando se comienzan las revisiones por parte del odontólogo según nuestro programa de salud del niño sano. Mientras tanto, las caries en la infancia siguen aumentando, siendo un problema muy frecuente a nuestro alrededor. Y muchas veces, ni siquiera los pediatras sabemos responder algunas de vuestras dudas.

¿Cuándo debemos empezar a cuidar de los dientes de nuestros pequeños? Vamos a hacer un pequeño repaso del tema.

Si no hay dientes, ¿hay que hacer algo?

Se puede comenzar limpiando las encías con una gasita o con dedales de silicona, para que se vayan acostumbrando poco a poco. Además, el masaje de la zona puede aliviar las posibles molestias que puedan ocurrir antes de la erupción dental. También existen cepillos de silicona que son, a la vez, mordedores. Pueden ser útiles como entrenamiento para cuando sea necesario el cepillado.

 

Le ha salido un diente, ¿ahora qué?

Desde la salida del primer diente es donde de verdad cobra importancia la higiene bucal en los niños y debemos comenzar a cepillarles. Ésto suele ocurrir alrededor de los 6 meses de edad, y suelen empezar los incisivos inferiores. Aunque si vuestro hijo tiene 12 meses y no tiene aún ningún diente, no os preocupéis, que la salida y orden de los dientes es bastante variable.

Es necesario comprar un cepillo de dientes adecuado para el tamaño de la boca del niño y, desde el principio, el cepillado se hará con pasta de dientes que contenga 1.000 ppm (partes por millón) de ion flúor. Muy importante que os fijéis en esta cantidad, ya que muchas pastas infantiles no cumplen este requisito y, si contienen menos, no nos sirve de nada.

img_20191030_121943920972951.jpg
Ejemplo de pasta de dientes infantil que contiene 1.000 ppm de ion flúor (recuadro naranja). Hay más marcas que tienen productos que cumplen este requisito, pero fijaos bien.

Es muy probable que en la pasta de dientes os ponga que es para más de 2 o 6 años, pero se debe usar desde el inicio de la dentición. Lo que sí que tenemos que controlar es la cantidad de pasta que ponemos en el cepillo:

  • Para menores de 1 año: mínima cantidad, la mitad de un grano de arroz.
  • Niños de 1-2 años: el equivalente a un granito de arroz.
  • Entre los 3 y los 6 años, que ya sepan escupir: la cantidad de un guisante.

Los niños no saben realizar un cepillado adecuado hasta aproximadamente los 8 años de edad, por lo que debemos realizarlo nosotros/as, para que ellos vayan aprendiendo los movimientos y llegue el momento en que puedan hacerlo bien. En niños mayorcitos que quieran hacerlo ellos, se les puede animar, y lo repasamos después.

A partir de los 6 años la pasta de dientes a usar será como la de adultos, que contenga, al menos, 1.450 ppm de flúor. 

La duración del cepillado debe ser de aproximadamente 3 minutos. Puede resultarles divertido medir este tiempo con un reloj de arena o con un cronómetro. ¡Imaginación al poder!

No se debe enjuagar la boca tras el cepillado, sólo escupir (sí, nosotros tampoco deberíamos hacerlo). Así conseguiremos que quede el flúor sobre la superficie dental. Además de intentar no tomar alimentos o líquidos hasta pasados unos 20 minutos del cepillado.

En menores de 3 años lo ideal es repetir el cepillado dos veces al día, mañana y noche. En niños más mayores, a ser posible, 3 veces al día.

¿Qué pasa si el niño se traga la pasta de dientes?

No pasa nada. Por eso se pone poquita cantidad y, poco a poco, conforme van aprendiendo a mantenerla en la boca y escupirla después, vamos echando más.

¿Hay algo más que pueda hacer?

Hay niños que presentan los dientes muy juntos unos con otros. En estos casos, aunque tengan un año o menos, lo mejor sería que completáramos la higiene con el uso de arcos interdentales, para así evitar las caries interdentales (que aparecen entre dos dientes)El mejor momento para hacerlo sería antes del cepillado de la noche.

img_20191030_121033169953445.jpg

A pesar de lo que se cree, es mejor pasar la seda o los arcos interdentales antes del cepillado, ya que así eliminas los restos y permites a la pasta de dientes una cobertura mayor, por lo que aumenta su protección.

Además, es muy importante que limitemos el consumo de azúcares libres en los niños. A ser posible reducirlo a cero antes del año de vida (mejor si es hasta los 2 años) y después cuanto menos mejor. Así como aumentar el consumo de alimentos protectores como frutas, verduras y legumbres.

Aquí os dejo un enlace donde podéis ver unos vídeos cortos acerca de la salud bucodental infantil.

https://www.escueladesaludmurcia.es/escuelasalud/cuidarse/pediatria/boca.jsf

Muchos besos, abrazos y mimos. 

Pediatribu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s