Retirada del pañal

El control de esfínteres es un tema que angustia con frecuencia a los padres, y esa angustia se la transmitimos a los niños, convirtiendo la hora del baño en un momento de ansiedad. Pero es importante tener en cuenta que los niños no son robots que, al igual que en otros muchos aspectos, “aprenden” a hacer pipí o caca en el wc o en el orinal todos a la vez, en el mismo verano o cuando nos viene mejor a los adultos. Más que nada porque para controlar los esfínteres necesitan estar “preparados”, igual que para sentarse o para caminar. Nosotros podemos acompañarlos y ayudarlos si es su momento. Pero si no lo es, puede convertirse en una experiencia desagradable para peques y adultos.

child-316211_1280

Lo que he dicho anteriormente, que debería ser lo ideal, se convierte en algo imposible para muchas familiar que se ven forzadas a “enseñar a sus niños a controlar” porque se lo exigen para comenzar el cole o porque en la guardería todos lo hacen ya.

Papás, mamás, abuelos, cuidadores… No existen reglas fijas para conseguirlo, sólo algunos consejillos y sugerencias que cada familia puede adaptar a su niño. Pero si éste no está preparado, aunque “lo exijan” o “se os presione”, quizá sea mejor esperar un poco e intentarlo más adelante.

¿Qué es el control de esfínteres?

Es el momento en que somos capaces de controlar cuando y donde realizar la micción (pipí) o la defecación (caca).

Entre los 18 meses y los 3 años se produce la maduración en los centros nerviosos cerebrales, por lo que la mayoría de niños se sienten capaces de controlar el pipí y la caca entre los 2 y los 4 años. Puede haber mucha diferencia entre un niño y otro. Habrá niños que con 18 meses te pidan a gritos que les quites el pañal (pocos pero algunos hay) y habrá otros niños que a los 3 años aún no se sientan preparados y, aunque lo intentemos, presenten escapes frecuentes. Tanto una situación como la otra son normales.

La secuencia habitual (aunque variable) de adquisición del control es: primero se produce el control de las heces por la noche, y luego durante el día; después comienzan a controlar el pipí durante el día y lo último es el control de la orina por la noche.

A los 6 años casi todos los niños han conseguido el control del pipí por la noche, aunque habrá entre un 10 y un 15% de los niños que continúen mojando la cama (enuresis nocturna). Aún habrá tiempo de controlar por la noche, no os preocupéis, pero a partir de esa edad se debe consultar con el pediatra para descartar que exista algún problema asociado.

¿Cómo podemos saber si nuestros niños están preparados?

Hay ciertos signos que nos pueden hacer pensar en comenzar a motivarles para que hagan sus necesidades en el baño:

  • Adecuada coordinación, camina sin problema, se sube y baja los pantalones.
  • Imita, se sienta en una silla, sigue instrucciones sencillas.
  • Aguanta seco varias horas y cuando hace pipí llena el pañal.
  • Nota cuando siente la necesidad de hacer caca o pipí: se aparta o se va a un lugar concreto, pone caras raras, etc.

A veces incluso ellos mismos son los que nos dicen que quieren ir al baño, a su forma. Cuando pase esto, hacedles caso. Aunque sean ocasiones aisladas o se siente en el wc y no salga nada.

¿Qué podemos hacer para “ayudarlos”?

Muchas veces hay prisa porque “aprendan” a hacer pipí y caca de forma controlada. En esos casos, no pasa nada por empezar a intentarlo antes, y la época del verano es la mejor, porque aunque haya escapes no se van a mojar demasiada ropa y se les puede cambiar fácilmente.

Si a vuestro hijo aún le queda un año para asistir al cole, aunque tenga 2 años, no tengáis prisa. Hay mucho tiempo y lo conseguirá en el siguiente año sin insistencias casi con toda seguridad.

Si va a comenzar el colegio y teneis que intentarlo ya este verano, aquí os dejo algunas recomendaciones:

  • Que vaya con vosotros al baño, cuando vosotros hacéis vuestras necesidades. Que lo vea cómo algo natural y normal. Podéis contarle lo que vais a hacer y hablarle de que él/ella lo hará también algún día. Es posible que en algún momento quiera imitaros.
  • Comprarle un orinal pequeño o un reductor (con escaleras o un taburete para que pueda apoyar los pies). Si es posible que participe en la compra, que le guste y sea cómodo. Explicarle para qué sirve y cómo/cuándo lo vamos a utilizar.
  • Para empezar podemos dejar sin pañal durante el día. Si el niño lo pide se lo ponemos. Hay niños (por ejemplo) que piden su pañal para hacer caca y no pasa nada. No nos interesa que retengan demasiado porque podemos tener problemas de estreñimiento y que “le cojan miedo a hacer caca”. La retirada de la noche la dejaremos para el final.
  • Se puede invitar a sentarse en el orinal/wc cada 2-3 horas o después de las comidas (según veamos al niño).
  • Si hay escapes no pasa nada. Se cambia de ropa y sin problemas. Pero si es con mucha frecuencia o el niño/a se encuentra muy incómodo, quizás nos interesaría esperar un poco más, darle algunas semanas/meses de margen para ver si nos da señales de que empieza a estar preparado.

active-4008701_1920.jpg

¿Qué no debemos hacer?

  • Enfadarnos si hay escapes, reñirles, ridiculizarlos delante de otros (nada de decirles, ¿te has hecho pipí delante de la gente? o ¿no te da verguenza?…).
  • No exigirle plazos, chantagearlos (en plan, si no te haces pipí te compro un juguete) ni compararlos con otros niños.
  • No mostrar excesiva preocupación/obsesión con el tema.

Como ya hemos comentado no lo hacen a caso hecho. Es una habilidad que se consigue cuando se madura adecuadamente y a veces antes no es mejor. Lo conseguirán. Quizá no en el momento en que nos viene bien, pero lo harán.

Los tiempos para muchas cosas nos vienen impuestos por convencionalismos sociales o circunstancias escolares pero no tiene por qué ser el momento correcto para nuestros hijos. Los niños no son máquinas. Cada uno hará las cosas a su ritmo. Casi siempre, los papás debemos olvidarnos de lo que nos dicen y escuchar a nuestro pequeño para poder acompañarlo de la mejor forma posible cuando nos necesite.

Así que, como en la mayoría de cosas, la retirada del pañal se conseguirá con paciencia y amor.

Besitos y achuchones.

Pediatribu

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s