Baby-Led Weaning

Baby led-weaning (conocido como blw) es la alimentación complementaria guiada por el bebé. Aunque una traducción más literal sería el destete dirigido por el bebé. Ya que se considera que un niño comienza a destetarse en el momento en el que se empiezan a ofrecer alimentos distintos a la leche, aunque ese destete dure meses o años (aunque el bebé esté siendo alimentado por lactancia artificial).

El método BLW se basa en ofrecer alimentos saludables con texturas y formas adecuadas para ser manejadas por nuestros bebés. Es decir, les dejamos a ellos que coman con sus manos y que decidan qué comida de la que le ofrecemos es la que les apetece y cuanta cantidad quieren comer. Así se respetan las señales de hambre, saciedad, apetencia y gustos que tienen nuestros hijos.

¿Cuándo empezar con el blw?

Los requisitos son los mismos para iniciar la alimentación complementaria, sea mediante blw, con triturados o si se ha optado por un método mixto: 

  • Haber cumplido 6 meses. 
  • Mantenerse sentado de forma estable con apoyo, por ejemplo en una trona o en nuestro regazo. 
  • Pérdida del reflejo de extrusión. Es el reflejo que tienen los bebés de sacar con la lengua cualquier cosa que se les meta en la boca distinta de los líquidos, por ejemplo, la cuchara.
  • Interés por la comida. 
  • Coordinación mano boca (mano-alimento, alimento-boca).

Todos estos hitos se adquieren alrededor de los 6 meses. Si tenéis alguna duda no dudéis en consultar con vuestro pediatra, ya que la introducción de alimentos distintos de la leche materna o fórmula artificial, no debe retrasarse más allá de los 7 meses.

¿Por dónde empezamos?

En este enlace o en el vídeo, podéis consultar con los alimentos que se pueden y no se pueden ofrecer a cada edad. Desde los 6 meses podemos dar frutas, cereales, verduras (menos las de hoja grande), carne, pescado (blanco y azul, no pescados grandes), huevo… Hay que ir introduciendo los alimentos de uno en uno, dejando al menos 24 horas entre un alimento nuevo y otro. Yo intentaría dar el nuevo alimento por la mañana o a medio día, que quede aún tiempo hasta la noche, para que si surge algún problema no nos pille a horas intempestivas. Pero el horario, como tantas otras cosas, debe de ser valorado por cada familia y adaptado a sus necesidades.

Para seguir con el BLW, al principio tenemos que ofrecer los alimentos con formas que sean fáciles de coger por nuestros bebés, como palitos  o tiras, ramilletes de brócoli, cuñas de aguacate o de naranja… Conforme vayan adquiriendo más habilidad motora podremos darlos de otras formas, como croquetas, hamburguesas… y cuando comiencen a hacer la pinza, entorno a los 8-10 meses podrá comer alimentos con formas más pequeñas, pero siempre con texturas adecuadas para que puedan manejarlas con su lengua y sus encías (la textura debe ser adecuada para que poder estrujar los alimentos entre su lengua y su paladar).

Ventajas BLW

  • Menos rechazo de las comidas, sabores y texturas de los alimentos.
  • Aprenden a autorregular su apetito. Con las papillas es difícil cumplir esto, acabamos haciendo el avión o intentando una cucharadita más porque nos da la impresión de que no ha comido lo que queremos que coma.
  • Desarrolla las capacidades motoras. Como la coordinación ojo mano y la masticación.
  • Se intenta dar la comida en familia y crear buenos momentos en la mesa.
  • No se preparan varias comidas, se adapta la comida familiar a las necesidades del bebé.

Es normal sentirse inseguro al principio en cuando al método, por eso es importante formarse en el tema. No hay datos que digan que hay más riesgo de atragantamiento en los niños que toman trozos desde el principio, a pesar de lo que se suele pensar. Cuando un niño come triturados, está aprendiendo a tragar sin masticar. Con BLW, se aprende que primero se mastica y luego se traga.

A pesar de esto, siempre está bien conocer cómo podemos actuar ante un atragantamiento, porque no sólo puede ser por alimentos, también puede ocurrir porque cogen un juguete o algo pequeño que haya a su alcance y se lo meten en la boca.

Por último, decir que cada familia debe elegir la forma de alimentación con la que se sienta más segura o que se adapte mejor a sus necesidad. En esta entrada y en el vídeo, sólo doy información e intento exponer las ventajas que puede tener el método BLW. Lo que sí es cierto es que no conviene retrasar la introducción de diferentes texturas más allá de los 9-10 meses, ya que luego hay más probabilidades de que las rechacen o sean más selectivos con ciertos alimentos.

Yo con mi primera hija hice un poco alimentación mixta, triturados y blw, y la pequeña estoy haciendo BLW.

Es una pasada verla comer, por lo que si es vuestro deseo os animo a intentarlo.

Y ya sabéis,

Paciencia, besos y muchos mimos.

Pediatribu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s